El sentimiento de amor que se genera entre dos almas gemelas es tan grande que suelen tener experiencias conjuntas de evolución espiritual y de alcanzar fases de conciencia superior. Por eso, cuando ocurre entre personas que no viven los parámetros de una vida espiritual, suele convertirse toda esa energía en una energía de intensa creatividad dando lugar a sociedades de gran talento y éxito, e incluso se experimentan los dos tipos de realidades, la espiritual y la creativa o de negocio. La Historia está llena de ejemplos.

También los diferentes autores o gurús que han hablado e investigado sobre las almas gemelas a lo largo de la historia coinciden en que aunque generalmente cuando dos personas almas gemelas se encuentran, su unión de amistad suele durar para toda la vida, aunque no siempre es así. Algunos pueden conocerse para vivir juntos todas esas experiencias intensísimas, como decía antes a modo de “Master Class” de la vida y después separarse para seguir sus caminos, y otros incluso no están preparados vibratoriamente para conocer a su alma gemela y el rechazo es tal que no pueden verse ni en pintura.

Lo que sí está claro, es que cuando a uno se le concede el “regalo” de poder coincidir a lo largo de su existencia con un “Alma Gemela”, las experiencias son tan intensas y la conciencia de que estas conociendo a un Alma Gemela es tan viva que hay un antes y un después en nuestras vidas. Además de alcanzar la plena conciencia de que esa persona ha venido a “tocar” y a “trabajar” puntos de evolución que se convierten en mutuos y de los que ya no hay vuelta atrás. Incluso el misticismo judaico, la Kabbalah y las tradiciones monoteístas, por no hablar de las nuevas corrientes espirituales, hablan del concepto espiritual de “Alma Gemela”, coincidiendo en otorgarle a la figura angélica del Arcangel Chamuel la responsabilidad de ser el hacedor o la realidad energética que propicia no solo nuestra preparación para que entre en nuestras vidas, sino también a quien debe invocarse para que aparezca nuestra Alma Gemela.

Si alguno de ustedes ha tenido o está teniendo la experiencia de conocer a un “Alma Gemela”, les invito a escribirme y contarme su caso.