por Arielle Fordutiliza-la-gratitud-para-la-transformacion

Mientras que algunos expertos podrían decirte que no nos preocupemos por las cosas pequeñas, todos sabemos que son las pequeñas cosas que pueden cincelar incluso la mejor de las relaciones. Antes que esos gránulos nos irriten hasta causar una gran explosión con nuestras parejas, debemos desarrollar unas redes de seguridad para que nos atrapen si nos caemos. Puedes considerar a estas estrategias como un cambio de energía donde lo peculiar se convierte en gratificación. Un aspecto clave del Wabi Sabi es aprender a cambiar nuestro enfoque de lo que nos irrita de nuestra pareja hacia lo que nos encanta y los hace únicos.

En el fondo, esta transición  se trata de gratitud. La gratitud puede ser una emoción que podría salvar matrimonios, especialmente si tiendes a enojarte con facilidad debido a los hábitos diarios de tu pareja. Pequeños rituales de agradecimiento pueden sostenerte mientras luchas con lo que él o ella hicieron.

Durante muchos años, empecé el día con una oración como forma de centrarme y de recibir la guía divina. Hacía una lista de gratitud que a menudo se veía así: “Hoy me siento agradecida por tener aire fresco para respirar y agua limpia para beber y por los muchos amigos y miembros de la familia que me quieren”.

Hasta aquí, todo estaba bien. Luego me casé y cambiaron mis oraciones.

Querido Dios,

Ayúdame. Me he casado con un hombre que se niega a contestar el teléfono pero cruza una habitación entera para darme el teléfono para que yo lo conteste.

Bueno, en verdad estoy exagerando un poco, pero como todas las parejas, Brian y yo teníamos nuestras rarezas y comportamientos extraños que hemos tenido que aprender a amar y apreciar. Una práctica diaria de ofrecer oraciones de gratitud (creas o no en un ser superior) para tu pareja – con defectos y todo – va a mantener tu mente abierta y el corazón receptivo a recordar lo mucho que lo/la amas. Porque las cosas pequeñas de nuestras parejas son las que realmente vamos a extrañar algún día.

La historia de la Señora Lee [1]

La habitación fresca y tranquila estaba llena de los rostros afligidos de amigos y familiares cuando el director de la funeraria invitó a la Sra. Lee al podio para decir unas palabras. La viuda menuda, elegante, se dirigió lentamente hacia la parte frontal de la pequeña capilla y tranquilamente comenzó su elogio.

“Yo no voy a cantar alabanzas de mi difunto esposo. Hoy no. Ni voy a hablar de lo bueno que era.” Los ojos de la Sra. Lee brillaron.

“Bastante gente ya ha hecho eso.” Ella tomó una respiración profunda, permitiendo que el aire llenara sus pulmones antes de continuar. “En cambio, quiero hablar sobre algunas cosas que harán que algunos de ustedes se sienten un poco incómodos.”

Varias personas dejaron de abanicarse a sí mismos y se sentó un poco más erguida. “En primer lugar, quiero hablar sobre lo que pasó en la cama.” Ella hizo una pausa dramática, desplazando su peso de lado a lado. “¿Alguna vez has tenido dificultad para iniciar el motor de tu coche en la mañana?” Ella estudió cuidadosamente las caras alrededor de la habitación. Con un sonido fuerte, resopló y retumbó, sacudiendo violentamente a su pequeño cuerpo.

“Bueno, eso es exactamente a lo que sonaban los ronquidos de David.” Un miembro de la audiencia tosió. “Pero espera”, continuó. “El ronquido no es lo único.” “También estaba la acción del viento trasero. Algunas noches tenía tanta fuerza, que lo despertaba.” Un niño se rió detrás de sus manos, mientras que su madre, con la cara roja, ahogó una sonrisa.

“¿Qué fue eso?” él preguntaba.

“Oh, es el perro”, decía yo. Dándole palmaditas en la espalda y alisando las sábanas, yo le insistía en que se volviera a dormir.” Ella se acarició el pelo como si recordara la forma en que sus manos se sentían cuando las colocaba en el cuerpo jadeante de su marido. “Tal vez encuentres esto muy chistoso,” la Sra. Lee ofreció el susurro de una sonrisa… “Pero cuando su enfermedad estaba en su peor momento, estos sonidos siempre me dieron el consuelo y la prueba de que mi David todavía estaba vivo.”

El silencio se apoderó de la habitación. Hasta los pájaros de fuera parecían escuchar. La Sra. Lee miró hacia el cielo mientras su voz comenzó a resquebrajarse.

“¿Qué no daría yo por tan sólo poder escuchar esos sonidos una vez más antes de dormir.” Una sola lágrima vagó por su cara, aterrizando sin hacer ruido en su solapa.

“Al final, son estas pequeñas cosas de las que te acuerdas – de las pequeñas imperfecciones que los hacen perfecto para ti.”

“Por lo tanto, a mis hermosos hijos,” la Sra. Lee indicó con su mano hacia la primera fila, “Espero que un día, ustedes también encuentren una pareja que sea tan maravillosamente imperfecta como su padre lo fue para mí.”

En un elocuente tributo a su marido, La Sra. Lee dejó a todo el público en lágrimas. Con sólo unas pocas palabras pudo resumir el misterio y la magia de un matrimonio que duró toda la vida y que fue construido sobre el amor, la imperfección y la aceptación que no conoce límites.

El amor Wabi Sabi es … la práctica de aceptar los defectos, imperfecciones y limitaciones, así como los dones y las bendiciones, que forman su historia compartida como pareja. Este es el amor sagrado, no la infatuación o el amor que es conveniente. … ¿Puedes imaginar como sería el mundo, como se sentiría, como sería, si la premisa fundamental del amor romántico y la intimidad profunda basada en el arte de amar las imperfecciones en lugar de vivir la fantasía ilusoria que la relación es fabulosa sólo cuando cada persona está actuando perfectamente? Imagina un mundo en el que la imperfección es la norma aceptada y  apreciada verdaderamente.

Cualquier persona que ha encontrado este nivel más alto del amor Wabi Sabi sabe que se consigue de una sola forma: a través de la exploración, que abarca, y de hecho se enamora, de las grietas en los demás y en nosotros mismos.

Arielle Ford ha pasado los últimos 25 años de vida y promoviendo la conciencia a través de todo tipo de medio de comunicación. Ella es la autora del best-seller internacional, “El secreto del amor: Cómo manifestar el amor de tu vida con la ley de la atracción”. Su nuevo libro “El amor Wabi Sabi: El antiguo arte de encontrar amor perfecto en relaciones imperfectas” ofrece un cambio innovador en la percepción que muestra a las parejas cómo tener una relación más profunda, más amorosa, y más satisfactoria. Ella vive en La Jolla, California con su esposo/compañero del alma, Brian Hilliard y con sus amigos felinos.   www.wabisabilove.com.

El artículo anterior es una adaptación del nuevo libro de “El amor Wabi Sabi: El antiguo arte de encontrar amor perfecto en relaciones imperfectas” por Arielle Ford y fue compartida y reimpreso con el permiso de HarperOne. © 2011.

[1] Esta historia se basa en un vídeo de YouTube que también se puede ver en www.wabisabilove.com/video . No se pudo determinar si éste video se basa en un verdadero personaje o no. La veracidad de las palabras de la Sra. Lee, sin embargo, ensombrecen el detalle de la realidad o ficción.