CREANDO TU DIA UNA DECISION A LA VEZ Sea que lo sepas o no, todos los días consciente o inconscientemente tomas decisiones.

Decides estar en paz o no hacer nada y mantener la guerra vigente, decides seguir con la misma paga o pedir un aumento, decides hacer lo que sea necesario para cambiar tus resultados o mantenerte padeciendo por el mismo problema. Y estoy seguro de que me discutirás que tú no tomas la decisión de pasarla mal pero estoy aquí para decirte que todo lo que experimentas en tu vida es consecuencia de lo que decides.

Digamos que te niegas a tomar la decisión de tener un día excelente en el trabajo con la excusa de que no sabes si tu compañero ira de buen humor hoy, y creerás no haber tomado una decisión pero la verdad es que ya decidiste que el ánimo de otra persona tiene el poder de determinar tu día, has decidido que él tome la decisión por ti. Muchas veces dices: “No estoy listo para decidir nada respecto de esa situación…”, pero lo cierto es que estás decidiendo que las cosas se mantengan como han estado hasta ahora, has decidido no hacer cambios y continuar padeciendo.

Lo que estoy diciendo aquí es que no puedes NO DECIDIR porque tu mente que jamás acepta el NO como una opción válida de inmediato lo hace y decide consciente o inconscientemente. Si piensas que no estás decidiendo nada, en realidad lo que está ocurriendo es que estas dejando que tus decisiones del pasado actúen en tu presente, pues todos los programas ya están allí insertados y aun cuando crees no estar tomando ninguna determinación, lo que ocurre es que vas en automático repitiendo los patrones de lo ya conocido y que no te satisface.