Por Colette Baron-ReidIs-Denial-Keeping-You-Asleep

Cierra los ojos e imagina que tu Yo superior está tocándote en el hombro para llamar tu atención sobre algo por lo que te estás haciendo de la vista gorda en tu vida. ¿Qué situación, hábito o comportamiento podrías no estar enfrentando, a pesar de que sientes en el fondo que te está robando tu poder? Tómate un momento y deja que tu intuición te de la respuesta.

Negar lo que está sucediendo es un mecanismo de defensa de nuestro ego y nos impide reclamar nuestro bien superior. ¿Recuerdas la escena en el Mago de Oz cuando Dorothy y sus amigos están caminando por un campo de amapolas? En un primer momento, están atraídos por la belleza de las flores magníficas, pero pronto los opiáceos hipnóticos los seducen en un profundo sueño, amenazando con impedir su meta de llegar a la Ciudad Esmeralda. Esto es lo que hace la negación: nos pone a dormir y nos frustra de nuestros sueños. ¡Es hora de despertar!

Como lo describo en The Map: Finding the Magic and Meaning in the Story of Your Life, el campo de amapolas es uno de los paisajes arquetípicos que la mayoría de nosotros – bueno, en realidad casi todos nosotros – visitamos en algún momento. Esta tierra escarlata hermosa parece prometer placer, la felicidad y el escape, por lo que nos atrae a tomar una siesta. Sin embargo, esto no es un sueño reparador que te apoyará en tu viaje. Se trata de un sueño profundo y narcótico de negación que te lleva lejos de la experiencia de la vida.

Si bien hay muchos caminos que nos pueden llevar al sueño narcótico en el campo de amapolas, todos ellos implican negarte a ver lo que es obvio. Podría implicar quedarte en un trabajo o una relación mala, pretendiendo que es buena. Podría hacer que no les hagas frente al alcoholismo y / o las adicciones. Podría haber un patrón en tu vida que todo el mundo puede ver menos tú. Podría ser un mal hábito que no te está sirviendo. Incluso te podrías tomar seis refrescos de dieta para el desayuno cada mañana, a pesar de tener la sensación de que es hora de beber agua.

Podrías estar pensando… ¿por qué daría la vista gorda ante algo que es para mi bien? ¡Me parece una cosa tan ridícula! Bueno, recuerda que creamos nuestro paisaje interior a través de nuestros pensamientos, sentimientos y creencias. En este caso, estamos inconscientes, mientras que nuestros egos heridos, o lo que me gusta llamar nuestros Duendes, se encuentran en el volante de nuestras vidas. Pretender, la fantasía y la renuncia son todas tácticas de los Duendes que nos permiten evitar verdades y emociones difíciles, tanto grandes como pequeñas. A pesar de que podemos tener una sensación persistente de la realidad, nuestro ego herido esconde el impacto emocional y las consecuencias reales, lo que nos permite seguir en lo que parece un sueño seguro y familiar. Pero, en realidad, estar en el campo de las amapolas nos priva de nuestro poder para dirigir nuestras vidas.

Para salir del sueño de la negación, debes despertar y obtener el poder de la verdad. Con humildad, debes aprovechar tu valor innato de mirar directamente a lo que no has querido ver. Debes admitir las excusas que has estado usando, las conductas auto-justificadas, dónde has estado mintiendo, y en dónde has culpado a otros o a las circunstancias. Después, debes amar y aceptarte por completo, incluyendo la parte herida que preferirías evitar. Sí, la verdad puede ser difícil e involucrar emociones dolorosas, pero también te pondrá en libertad.

Ejercicio: Toma un poco de tiempo para reflexionar en tu diario sobre las siguientes preguntas. ¡Recuerda usar tu intuición!

• ¿Sobre qué te estás haciendo de la vista gorda?

• ¿En qué áreas de tu vida dónde estás fingiendo, viviendo en la fantasía, inventando excusas, o justificando?

• ¿Cuáles son tus pensamientos más importantes, sentimientos y creencias que mantienes bajo el sueño de la negación?

• ¿Cómo podrían tus Duendes estar tratando de mantenerte a salvo a través de la negación?

• ¿Cómo es que seguir dormido te priva de vivir plenamente?

1 2

About The Author