Lo creamos o no al visualizar en nuestra mente como se construye la espiral, comenzando desde los pies y girando en sentido anti-horario con nosotros en su interior, elevándola hasta el espacio y más allá, genera, organiza y protege nuestro campo electromagnético con la forma adecuada para que, nosotros, al estar en su centro, podamos mantener nuestro sistema energético en un entorno estable, armónico.

Luego, si lo deseas, puedes proyectar tus propios pensamientos de calma, tranquilidad y paz hacia tu interior reforzando el campo natural que esta figura crea con tu intención.

Todo el proceso es simple aunque partiendo de esa simplicidad sentimos su fuerza y su presencia, allí en ese espacio nos encontramos con nosotros mismos, con un momento que hemos creado, este ejercicio lo pueden hacer todas las veces que lo deseen, creen su espacio especial dentro de la espiral de luz, al realizarlo todos los días establecen un programa que se activa solo con el pensamiento. Los invito a experimentar en ustedes la presencia de la espiral de luz, a expandirse en luz y conciencia. Bendiciones…

América Zamora, Reiki Master
[email protected]
[email protected]

1 2

About The Author