abriendo-el-corazonPor Kala Ruiz

¿Cómo podemos amar más a los demás y ha nosotros mismos? Trata de tener una sonrisa siempre, una mano amistosa que estreche las demás. Una palabra de aliento o aprobación para los demás.

Recuerda, que tener empleados, es un privilegio y no un derecho; tener trabajo, es un privilegio y no un derecho; tener afectos es un privilegio y no un derecho. Si así te conduces, cambiará mucho tu visión de la vida, y serás un imán, una antorcha amorosa donde tondos quieren estar cerca.

Cuando amas, quieres darle lo mejor a esa persona, no lo que te sobra, sino lo que más valoras. Sólo el que se ama a si mismo, puede amar a los demás.

¿Y cómo amarte más? Date tus gustos, se tu mejor pareja, tu mejor amigo, tu mejor compañía. Regálate lo que te gusta: salidas, masajes, ropa, sueño, sábanas lindas, amigos fieles, comida de calidad hecha con tus manos amorosas.

Recuerda que todos tenemos una parte masculina y femenina dentro de cada uno de nosotros. Entonces, si por ejemplo, se te antoja un helado de chocolate, que tu parte masculina te lleve por él. Si quieres sentirte a gusto, que tu parte femenina te llene de mimos y apapachos. Primero se encuentra a la pareja internamente, en el matrimonio de tu femenino-masculino, y luego sucede en el exterior, no antes.

El amor obliga, no te permite quedarte donde estás, ni tampoco se los permite a las personas que amas, porque tienen que avanzar por amor. Prométete a ti mismo, ser más amoroso con los demás, volverle a hablar a esa personita con quien has tenido conflictos. Si no lo haces por bueno, hazlo por inteligente, porque cualquier nudo, te impide avanzar y la vida te trae de vuelta hasta solucionarlo.

Si no tienes amigos ni tienes a quien amar, quiere decir que eres egoísta y no te interesa tener para compartir. Si cierras el corazón, perderás mucho más que si lo abres, date a ti mismo la oportunidad de pintar de colores tu vida, con imaginación, amor por los demás, convivencia, alegría, son las flores y conquistas, los únicos éxitos que te llevarás de esta vida.