despierta-a-tus-premonicionesPor Meredith Smith

Muchos de nosotros no nos damos cuenta de que cada momento que pasa probablemente nos marca lo que era, es, y va a ocurrir. Esta señal puede ser el menor contacto, el más suave respirar, el viento que sopla con fuerza, el destello de una luz, o el movimiento de una sombra que pasa por nosotros. Estas señales del universo, o de un ser querido, un extraño, de nuestros guías, o de nuestra voz interior, aparecen en nuestra vida diaria y todas las noches dentro de nuestros sueños, se llaman premoniciones. Es un lenguaje universal y secreto, a veces tan codificado que tendemos a pasar por alto las premoniciones del pasado y cerramos nuestros oídos a un sonido irreconocible, ignoramos las palabras de un susurro, o ignoramos una señal como si fuera una locura creer que nuestra voz interior nos habla en el lenguaje puro de la verdad.

Una premonición puede aparecer como una advertencia, puede ser una visión de algo positivo que va a suceder, o puede surgir como una burbuja a la superficie desde las profundidades, llevando consigo un profundo sentimiento de saber. Todo esto te da un conocimiento intuitivo de lo que está a punto de suceder. Las premoniciones se comunican con nosotros como una visión repentina. Pueden anunciar la llegada de un amigo o el campo energético de un ser querido con el que estás conectado (similar al momento en que un amigo te viene a la mente y minutos más tarde recibes una llamada telefónica de ellos), o como un impulso para hablar con un completo desconocido. Una premonición en un sueño puede aparecer como algo sencillo y lúcido que puede manifestarse como sólido, o puede ser extremadamente complejo que te deja dando vueltas en círculos preguntándote cómo conectar los puntos.

Todos experimentamos esos momentos de asombro cuando algo sucede y empezamos a sentir que hubo un momento en que podíamos haber hecho algo para evitar o cambiar un pensamiento, una acción, un dolor, o tragedia. Podemos pensar, “¿Recibí una premonición al estar despierta o en un sueño? ¿O era algo inevitable? ¿El universo tiene un plan con el que yo no puedo interferir? ¿O desapareció mi oportunidad en el momento que dudé de la señal?” Estos son algunos de los misterios inexplicables de las premoniciones, la razón por la que puede ser difícil a veces descifrar el mensaje que se nos da.