Jamás consumen azúcar ni pan blanco ni harinas refinadas como pasteles y dulcería ni tampoco conservas envasadas. El ejercicio es realizado todos los días por ancianos, mujeres y niños con largas caminatas. No usan fármacos, drogas, tabaco o alcohol, pues solo consumen vino de fruta. El agua que beben es la que baja de la montaña y la de lluvia. La carne es ocasional y el 90 % de su comida es cruda con solo un 10 % de cocido.

En un mundo cada vez más lleno de aditivos químicos, alimentos refinados e industrializados, nada mejor que una toma de consciencia para volver a una vida mucho más natural, quizás no lleguemos a 120 años pero de seguro el tiempo que Dios disponga gozaremos de salud y calidad de vida.

 

Dra. Carmen Díaz [email protected] Twitter @dracarmendiaz

Dra. Carmen Díaz. Egresada de la Universidad Central de Venezuela como Médico Cirujano en el Año 1995. Trabajo en Emergenciología durante 15 años, realizando luego especialidad en Ecografía Medica. La búsqueda del origen de la enfermedad  la ha llevado a estudiar Medicina Tradicional China, Neuropatía, Programación Neurolingüística y Medicina Antienvejecimiento. Ha explorado la Astrología e incluso la Numerología como parte del estudio de la personalidad y su relación con las diferentes patología. Actualmente es Profesora en el Instituto de Medicina Natural Dr. Manuel Lezaeta Acharan, dicta cursos y talleres y atiende su consultorio en Caracas, Venezuela.