Por Tonya Melendezdeterminando-tu-destino-con-la-espiritualidad

En la vida se nos dan experiencias variadas y diversas. Algunas traen cambios, pérdida, el amor o el renacimiento, y evolucionan con la sabiduría y el tiempo. Quién nos volvemos a medida que evolucionamos depende de nuestras definiciones de nuestro destino y la forma en que se percibe, ¿temible o fiel? ¿Estás resistiendo tu destino o alejándote de él?

El bienestar espiritual es la forma en que percibes, prácticas y mantienes tu vida espiritual – tu relación personal e íntima con el Espíritu. Cómo te mueves en el mundo es un reflejo directo de tu vida interior.

Lecciones de la vida

Las experiencias de la vida ofrecen amplias lecciones, muchas de las cuales a menudo nos gustaría que no tuviéramos la necesidad de aprender en varias ocasiones. Sin embargo, a menudo son las lecciones más duras o los temores más fuertes por los que tenemos que pasar para crecer. Las lecciones son la manera en que Espíritu nos muestra lo que necesita sanación, perdón o liberación. A menudo son las heridas profundas dentro de nosotros las que tenemos que sacar arrastrándolas, pataleando y gritando para desarrollar plenamente al siguiente nivel dentro de nuestro destino.

Estas lecciones son esencialmente las que nos evolucionan al siguiente nivel de nuestro entendimiento espiritual. Muchas veces, nuestras lecciones juegan un papel importante en nuestra sanidad y expresión de nuestra vida. Porque al final de cuentas, todos queremos ser adultos y seres humanos plenamente evolucionados espiritualmente. Las lecciones deben ser aprendidas y experimentadas con el fin de expresar la mejor versión de ti.

Sanando tu pasado

A menudo, nuestra historia define quién éramos en un período de nuestras vidas, o por lo menos una versión de lo que pensábamos que éramos. Nuestra historia incluye la familia en la cual nacimos, el karma que estamos expresando en esta vida, nuestro cuerpo físico, y nuestro paisaje emocional. Sanar depende de si tu historia sigue expresando las heridas de una vida pasada o de la presente. Si estás fallando en tus relaciones o si estás experimentando dificultades financieras, probablemente son heridas de indignidad que se están repitiendo en el presente. Permitir que sane esta parte de tu historia prácticamente desbloquea todas las demás heridas. A menudo, estas heridas repetidamente están presentes en una variedad de formas. La bendición que proporciona la curación es un medio para determinar tu destino.