También vivimos la devoción en esos momentos de admiración y disfrute de la naturaleza, cuando nos sentimos en recogimiento ante Dios, en silencio y respeto ante la inmensidad y fuerza de la naturaleza, cuando comprendemos que es Su creación; cuando contemplamos un cielo hermoso, un atardecer, o los deditos perfectos de un recién nacido.

En el agitado estilo de vida actual, nos beneficiamos si buscamos momentos para sentir esa comunión con Dios ¿Cómo vives tu devoción? ¿Cuántos momentos a la semana, o al mes, tienes para disfrutar tu devoción?

Mientras más momentos de devoción tengas, más te sentirás cerca de la divinidad y pleno del amor universal.  Entonces serás un devoto de la existencia, canalizando luz a los corazones y conciencias.

Teresa León

Coach y terapeuta Para sesiones por skype, escribir a [email protected]

Twitter: @teresaleon

1 2

About The Author