Si estás luchando contra tus arrugas y contra el espejo que te las muestra… entonces es que no te has mirado bien. Si te contemplas de nuevo, podrás ver en las dobleces de tu piel cada una de las sonrisas, enfados, sorpresas y demás instantes de tu vida. Entonces, puedes mirar tu rostro como un álbum de recuerdos, que evocarás cada vez que observes tu reflejo.

Y lo mismo ocurre con tus manos, tus ojos, y cada uno de tus poros. Olvida todas esas ideas que bombardean tu cabeza y comienza a ver, sin condicionamientos, la belleza que cada día te regala, el sello que marca sobre tu cuerpo cada experiencia.

Es muy necesario que tratemos de desvincularnos de la omnipresente influencia mediática y comencemos a recuperar en nuestro interior el verdadero sentido y significado de la belleza.

Debemos eliminar los cánones que nos vuelven ciegos ante nuestra genuina hermosura.

Si te resulta difícil, prueba primero con otros lugares donde el paso del tiempo deja su regalo: las flores marchitas, con sus pétalos dormidos; las grietas en la madera, desgastada por los caprichos del cielo; el tono amarillento de las hojas de ese libro que tantas veces has leído. ¿No son, acaso, pequeños paraísos de belleza? ¿Por qué habría de ser distinto en ti?

Marta Campos es co-creadora de “La Escuela del Ser”, un proyecto cuya esencia es ayudar a sanar espiritualmente y emocionalmente a las personas, y que éstas puedan sentir una plena realización de su vida.

www.laescueladelser.com
Twitter: @LaEscueladelSer
Facebook: La Escuela del Ser
Email: [email protected]

1 2

About The Author